Política

DICTADURA

Entre el lujo y la impunidad: así vive en Sicilia el genocida argentino Carlos Malatto

Tiempo estimado 4:32 min


El diario La Repubblica de Italia publicó un informe con el hallazgo del teniente coronel argentino Carlos Luis Malatto, en un barrio privado ubicado a metros del mar.

Viernes 14 de junio | 12:28

Video: Diario La Repubblica (Italia)

Este genocida tiene un pedido de captura y extradición por once casos de tortura. Se lo relaciona con cuatro homicidios durante la dictadura cívico-militar-eclesiástica en San Juan.

Una investigación del diario La Repubblica de Italia lo ubicó en un barrio privado llamado Portorosa, a pocos metros del mar, en la provincia de Messina, Sicilia.

No lo encontró la justicia, lo hicieron dos periodistas

Al represor Carlos Malatto lo encontraron el periodista Emmanuele Lauria y el fotógrafo argentino José Luis Ledesma, ambos del diario La Repubblica. Ambos montaron una guardia en la puerta del lujoso petit hotel donde vive el genocida.

Esperaron varias horas a pesar de no notar movimientos, hasta que por la tarde vieron abrirse las ventanas. El periodista decidió presentarse y se acercó a la puerta. Malatto como respuesta alzó la mano derecha para realizar el saludo nazi, intentando echar a los visitantes.

Quién es el teniente coronel Malatto

Es un genocida que actuó en la provincia de San Juan durante la dictadura. Según figura en una sentencia en su contra, “ha participado activamente a diversos procedimientos de detención y es uno de los más indicados por las víctimas por su participación en interrogatorios bajo tortura”.

El escrito tiene fecha del 3 de septiembre de 2013 y desborda de “informaciones sobre secuestros, encapuchamientos, falsos fusilamientos y la aplicación de electricidad en los testículos”.

Malatto estuvo durante la dictadura en el Regimiento de Infantería de Montaña de San Juan. Se lo acusa por su participación en cuatro homicidios, entre ellos el de la modelo franco-argentina Marie-Anne Erize Tisseau, que desapareció en esa provincia el 15 de octubre de 1976. También de las muertes de Juan Carlos Cámpora -de la Universidad de San Juan-, Jorge Bonil y Alberto Carvajal.

Por esa causa lo hizo detener el juez federal Leopoldo Rago Gallo, a mediados de 2010, pero la Cámara de Casación lo liberó y se escapó a Europa, vía Chile.

Desde entonces, el represor está en carácter de fugitivo. Ahora que se conoce su paradero, probablemente se intensifique el pedido de captura y extradición e incluso se espera que el estado francés pueda interceder con una nueva solicitud.

A Malatto se lo cita en 280 episodios en la sentencia confirmada por la Corte de Apelaciones de Mendoza que pidió su extradición a Italia, aunque la Corte de Casación de ese país, con fecha 17 de julio de 2014, decidió rechazar el pedido, a partir de una intervención del abogado neofascista Augusto Sinagra, quien antes fue defensor de Licio Gelli, el gran maestre de la Logia P-2 que llegara a ser diplomático honorario de la Argentina durante el último gobierno de Juan Perón.

Vale recordar que de la Logia P-2 fueron miembros, además de Sinagra, otros genocidas como Emilio Massera y Guillermo Suárez Mason.

El diario La Reppublica tituló el hallazgo de Malatto como “La dolce vita del torturador argentino”. Allí se hace referencia a un Mercedes Benz deportivo color azul que sería propiedad de Malatto y hasta se especula que habría llegado a la villa en uno de los varios yates detenidos en su costa. La Reppublica es el más importante diario italiano de información general.

En Argentina el 57 % de los condenados por violación a los derechos humanos durante la última dictadura militar están detenidos con prisión domiciliaria. El porcentaje se incrementó desde la llegada de Mauricio Macri al poder.

Por otra parte, 36 genocidas aún permanecen prófugos. En total los condenados son 862 y otros 122 fueron absueltos. Los datos fueron procesados por la Procuraduría de Crímenes contra la Humanidad que depende de la Procuración General de la Nación.

Impunidad

Desde el año 2006 y hasta el 20 de septiembre de 2018 se dictaron 209 sentencias. En total, se resolvieron 1.004 detenciones. Pero con el correr de los años y de las apelaciones de los abogados defensores 641 de esas personas, la mayoría integrantes de las fuerzas de seguridad, fueron beneficiados con arresto domiciliario.

En la actualidad hay más imputados libres que detenidos y más genocidas con arresto domiciliario que en una cárcel común.





Temas relacionados

Genocidas   /    Impunidad   /    Italia   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO