Géneros y Sexualidades

TRIBUNA ABIERTA

Las mujeres chinas quieren su mitad de cielo

La Revolución China había liquidado temporalmente ciertas tradiciones milenarias que multiplicaban la opresión de las mujeres. Con el retorno al capitalismo, sus valores y prácticas se combinan ahora con los viejos flagelos. Frente a un Estado que las obligó a abortar bajo la política de un solo hijo y que ahora las alienta a tener más hijos para superar la catástrofe demográfica que él mismo ha creado, las mujeres chinas están resistiendo masivamente.

Lunes 3 de agosto | 10:32

Imagen: Hung Liu

“Las mujeres sostienen la mitad del cielo, porque con la otra mano sostienen la mitad del mundo” Mao Tse Tung

La política de un solo hijo ha causado un desastre que tardará décadas en superarse. Por un lado, como resultado de esta política y de la tradición que favorece a los niños varones, hay actualmente 30 millones más de hombres que de mujeres. Por otro lado, la tasa de natalidad ha pasado a ser inferior a la tasa de reemplazo de la población, lo que hace que la proporción de personas mayores en la población aumente, convirtiendo a China en un país con un envejecimiento cada vez mayor.

Con estos millones de mujeres menos, ¿ha mejorado la condición femenina?

Muchos se preguntan si el hecho de que se hayan vuelto más "inusitadas" ha mejorado la situación de las mujeres. La respuesta es que depende de los parámetros que se tengan en cuenta.
En las ciudades, la situación de las mujeres ha mejorado mucho. Las hijas de las élites urbanas, que ya no tienen que competir con un hermano para obtener una buena educación, han avanzado profesionalmente. Ahora hay más mujeres que hombres en la universidad. Según un estudio del Hurun Research Institute publicado en marzo de 2020, las nueve mujeres multimillonarias más ricas del mundo que se han "hecho a sí mismas" son actualmente chinas. Pero el panorama es muy diferente cuando se considera el nivel de vida, el empleo y la satisfacción de las aspiraciones comunes de las mujeres chinas.

Al liberarlas de las ataduras de la doctrina confuciana, la Revolución de 1949 había sacado a las mujeres de sus roles tradicionales, permitiéndoles escapar del encierro doméstico para trabajar en fábricas, oficinas o universidades. En 1978, dos años después de la muerte de Mao y del fin de la "revolución cultural", el sector de la burocracia dirigido por Deng Xiaoping inició la reforma económica que condujo a la restauración del capitalismo. Al mismo tiempo que se liquidaban las garantías de por vida de las que había gozado la inmensa mayoría de los trabajadores, masas de campesinos dejaban atrás el atraso del campo para ir a trabajar a los grandes centros industriales instalados en las costas.

Así, millones de mujeres han tenido la oportunidad de emigrar a las ciudades, de formar parte de su fuerza de trabajo y, de paso, de acuerdo con el ideal confuciano, de buscar un marido que sea capaz de sacarlas de la pobreza. Para Isabelle Attané, esta migración interna de mujeres en busca de un ascenso social a través del matrimonio es una de las razones por las que hay tantos hombres en el campo que nunca podrán encontrar esposas allí.

Podríamos preguntarnos por qué, a pesar de que estas mujeres consiguen la independencia a través del trabajo, el ideal confuciano de que el hombre sea el sostén de la familia y el jefe de la misma sigue prevaleciendo. La razón principal es que, a pesar de su incorporación masiva a la fuerza de trabajo, las mujeres no han logrado una mayor igualdad con los hombres. Las que trabajan en las fábricas, en particular, constituyen un sector sobreexplotado de la clase obrera.

Las diferencias salariales en función del sexo han aumentado. En las ciudades donde el auge económico fue más fuerte, reaparecieron los flagelos que habían desaparecido después de la revolución, como la prostitución. Al mismo tiempo, las mujeres que permanecieron en el campo sufrieron las consecuencias negativas de la descolectivización. La explotación privada de la tierra restableció la tradicional división sexual del trabajo. Las mujeres campesinas se encontraron una vez más encerradas en la esfera familiar. A este problema se suman ahora el tráfico sexual y el secuestro de esposas, ya que la mayoría de los 30 millones de hombres "sobrantes" se encuentran en el campo.

Según el Banco Mundial, la proporción de mujeres chinas con empleo pasó del 73% en 1990 al 63% en 2016. Esta tendencia aumentó después de la crisis mundial de 2007, en un período en que se fortalecieron los valores tradicionales, la doctrina de Confucio y sus opiniones reaccionarias sobre el papel de las mujeres. La figura de la “ama de crianza” que trabaja duro en el campo, cuidando de su marido, hijos y suegros ancianos, se ve de nuevo como un ejemplo. Esta concepción se está extendiendo a todos los niveles. Según algunos estudios, el 90% de las mujeres y la mitad de los hombres piensan que el hombre debe ser el sostén de la familia.

Tanto en el sector público como en el privado, los directivos prefieren contratar a hombres y lo dicen en sus anuncios de trabajo. La mayoría de los del Departamento de Seguridad Pública indican “sólo para hombres”. En los casos en que no se excluye explícitamente a las mujeres, los anuncios exigen que las candidatas estén casadas y tengan hijos, de modo que los empleadores no tengan que pagar la licencia de maternidad. En un anuncio de la provincia de Hebei para mujeres conductoras de trenes se exigía que las candidatas debían tener características físicas no relacionadas con el trabajo, como por ejemplo una altura de entre 1,62 y 1,73 metros, un peso inferior a 65 kilogramos y no tener tatuajes, cicatrices o marcas en el rostro. Por supuesto, todo esto está prohibido por la ley, pero las empresas saben que las autoridades rara vez intervienen ante tales abusos y que en los pocos casos en que las denuncias dan lugar a condenas, el precio de las multas es ridículo.

La situación no es mejor en el campo político. Sólo el 25% de los miembros del Partido Comunista Chino son mujeres, y sólo hay 6 de 25 mujeres en el Buró político. En cuanto al comité permanente del buró político, está compuesto exclusivamente por hombres, situación que no ha cambiado desde 1949.

Según el Foro Económico Mundial, en los últimos años China ha retrocedido en la clasificación mundial de la paridad entre los géneros. En 2008 ocupaba el puesto 57 de 144 países, pero en 2017 había caído al 100º lugar.

"No me importa quedar soltera..."

Las ideas tradicionales están resurgiendo, pero las nuevas generaciones de mujeres nacidas en las clases medias urbanas las están eludiendo. Negándose a seguir las viejas costumbres, no consideran que su único futuro esté en el matrimonio. Han decidido dejar de aguantar maridos que no las satisfacen, matrimonios infelices y hombres violentos. El número de matrimonios ha disminuido constantemente desde 2013, mientras que el número de divorcios ha aumentado de manera constante desde 2006, y todo el mundo reconoce que son iniciados principalmente por mujeres.

La presión de la familia y la sociedad para que estas jóvenes rebeldes se casen no funciona. Hasta hace unos años, una mujer de 27 años que seguía soltera era objeto de sarcasmo; se la llamaba “shengnu”, la que es “excedente”. Pero según Yue Wang, periodista de Forbes, esta situación ha cambiado mucho. En un artículo publicado en octubre de 2017, explica cómo las mujeres chinas, especialmente las que viven en zonas urbanas, prefieren estudiar, centrarse en sus carreras profesionales y asegurarse una buena posición social antes de pensar en el matrimonio y los hijos. En una entrevista, una mujer de 29 años que trabaja en un estudio jurídico internacional en Pekín le dijo: “quiero centrarme en mi carrera. Es necesario estar en una posición económica fuerte antes de formar una familia. El hombre con el que me case tendrá que ganar más dinero que yo, porque no quiero que mi marido se convierta en una carga para mí. No me importa quedarme soltera si no encuentro una pareja adecuada”.

Desesperado por tales actitudes “antisociales” (aunque perfectamente justificables bajo la doctrina confuciana que exige que el marido sea el sostén económico de la familia), el partido lanzó una ofensiva a favor de la “familia socialista”. Siguiendo esta línea, la Federación de Mujeres de China organizó la campaña “Familias felices”, que elogia a las mujeres que se casan, tienen dos hijos y cuidan de sus suegros. En mayo de 2017, el comité central de la Liga de Jóvenes Comunistas decidió “ayudar” a los jóvenes solteros a encontrar pareja mediante la creación de una “División de Citas y Matrimonio” que lanzó una plataforma de citas en línea. El propio Xi Jinping pidió que se fortalecieran “los valores tradicionales de la familia socialista”.

Para contrarrestar el aumento del número de divorcios, las principales provincias como Shanghai, Guangdong y Sichuan han intentado imponer un período de reflexión de tres a seis meses a las parejas que desean divorciarse. Han tenido que retroceder ante la ira de las mujeres, pero otras provincias ya han adoptado tales medidas.

"Cuando quieren reducir la población, nos esterilizan a la fuerza. Cuando quieren aumentarla, nos exhortan a tener hijos. ¿Pero por quién nos toman?"

Cuando en 2016 el gobierno reemplazó la política de un solo hijo por una política de “dos hijos”, los burócratas creyeron que las mujeres aceptarían fácilmente. No tuvieron en cuenta la existencia de una nueva generación de mujeres educadas de clase media a las que se les había dicho desde el nacimiento que el ideal era una familia con un solo hijo. Tampoco tuvieron en cuenta a las mujeres de treinta y tantos años que ya habían tenido un hijo y reanudaron sus carreras en lo que se llama la “segunda primavera”. La mayoría de ellas no ve el sentido de poner su carrera profesional en espera una segunda vez para cuidar de un bebé.

En 2018, exponiendo la desesperación del gobierno, el Diario del Pueblo (un órgano del Partido Comunista) escribió que “el nacimiento de un bebé no es sólo un asunto de familia sino también un asunto de estado”. Esto provocó una ola de respuestas indignadas en Internet, como la citada en el encabezamiento anterior. En un intento por convencer a las futuras madres más reacias, los gobiernos regionales han prometido pagar una ayuda por cada hijo o cubrir los gastos de parto de las familias que tengan un segundo hijo. Entre 2016 y 2017, casi todas las regiones han ampliado la licencia de maternidad. Y las autoridades han instado a los empleadores a que dejen de pedir a las mujeres que solicitan empleo si tienen hijos, y a que les garanticen la vuelta al trabajo si tienen que dar a luz.

La preocupación de la burocracia ha contribuido a la aparición de respuestas ridículas, como la de un profesor de economía de la Universidad de Fudan en Shanghai, que sugirió que, para resolver el problema, las mujeres que viven en el campo deberían tener más de un marido y, por lo tanto, más de un hijo. Los comentarios de las mujeres sobre Weibo, el twitter chino, no dejan dudas sobre lo que piensan de tal propuesta.
Teniendo en cuenta los 35 años de la política de un solo hijo, la gente empieza a temer que si la campaña del gobierno fracasa, utilizará medios más coercitivos. Varias provincias ya han prohibido el aborto más allá de la decimocuarta semana y algunas, como Jiangxi, exigen la firma de tres médicos antes de permitir la interrupción del embarazo.

Si el gobierno central lograra imponer esa política, serían las nuevas generaciones de mujeres las que se convertirían en las principales víctimas. China se enfrenta a un problema en aumento: el envejecimiento de su población. Cuando las familias tienen dos hijos, especialmente en el campo, donde las pensiones son totalmente insuficientes para que los campesinos vivan, tienen un seguro de doble pensión. Como dicta la tradición, el hijo estudiará y tendrá una carrera para asegurar el futuro económico de los padres; en cuanto a la hija, que tendrá que ocuparse de sus padres o de los padres de su marido de todos modos, ¿para qué darle una educación?

Pero todo esto está todavía en la fase de proyecto. Para que esto suceda, el gobierno chino tendría que conseguir que las mujeres acepten tener dos hijos. Y ese es el problema. Muchos gobiernos de todo el mundo han impuesto en diferentes momentos políticas natalistas. Pekín podría prohibir el aborto y limitar los medios de anticoncepción pero, como la historia ha demostrado repetidamente, el gobierno no podría impedir su práctica y su difusión clandestinas. La gran contradicción es que mientras el gobierno ha sido capaz, durante más de tres décadas, de hacer abortar a las mujeres o esterilizarlas por la fuerza, no tiene medios para obligarlas a casarse y quedar embarazadas.







Temas relacionados

Mao Tse Tung   /    familia   /    Brecha salarial   /    China   /    Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO