Política

INFLACIÓN

Empresarios contentos y relajados: el presidente solo les pidió “responsabilidad”

Ante los empresarios reunidos en el Consejo Interamericano de Comercio y Producción (CICYP). Aunque criticó la suba de precios, eso no implica consecuencias.

Miércoles 4 de marzo | 16:17

Este miércoles al mediodía, el presidente Alberto Fernández visitó el lujoso Hotel Alvear, en el barrio porteño de Recoleta. Lo hizo para parte del sector más poderoso del empresariado. Ocurrió en el marco del tradicional evento organizado por el Consejo Interamericano de Comercio y Producción (CICYP).

El primer mandatario apeló esencialmente a las frases hechas y a los comentarios generales. La única crítica que hubo hacia el empresariado fue por la suba de precios.

“Hemos ayudado a la producción a empezar a recuperarse frenando las tarifas de luz y de gas, los aumentos del combustible, abriendo el crédito del Banco Nación y del Provincia. No es posible que con todo eso los precios sigan subiendo, eso tiene que parar porque no tiene lógica”, dijo durante su discurso.

En ese marco, hizo un llamado genérico a la “responsabilidad”. Agregó “necesitamos que nos acompañen porque vamos a ser una sociedad mejor el día que sepamos que ningún argentino tiene hambre”.

Las leves críticas a los empresarios se agotaron muy pronto. El presidente dedicó un elogio a las patronales del campo, con las que acaban de acordar una suba del 3 % en la alícuota de la soja. “El campo es un socio estratégico del Gobierno para volver a encender la economía, reactivar el mercado interno y que los argentinos vuelvan a consumir”, afirmó.

Además, tuvo palabras de agradecimiento hacia los empresarios que se “han involucrado para terminar con el hambre”.

El mandatario hace referencia a los sectores patronales que participaron en algunas de las reuniones del Consejo Federal contra el Hambre.

Pero ese “involucramiento” deja bastante que desear. Entre los empresarios que se reunieron para ser parte del Consejo está Marcelo Mindlin, dueño de Pampa Energía y Edenor, dos de las empresas que más se beneficiaron con los tarifazos.

Ante los empresarios, este miércoles, el presidente solo insistió con pedidos de responsabilidad. Si se permite una comparación, se parece al pedido de "buena fe" hecho a los acreedores internacionales. Pero como viene ocurriendo en ese terreno, esas apelaciones no parecen conducir a ningún lado.

Si no se afectan las ganancias de los grandes empresarios, es imposible limitar seriamente las subas en los precios. Es necesario imponer el control de comités de consumidores y trabajadores que evalúen los verdaderos costos de los productos. Al mismo tiempo hay que imponer la apertura de los libros de contabilidad y medidas de control de los stocks que acumulan las empresas. Hay que poner en evidencia que los grandes formadores de precios son los que hacen subir los mismos.







Temas relacionados

Alberto Fernández   /    Precios   /    Inflación   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO