Mundo Obrero

CÓRDOBA / SALUD

Trabajadores de salud de Córdoba: "si llega a pasar algo el ministro y el gobernador son responsables"

Ayer las y los trabajadores del Hospital Córdoba y del Instituto del Quemado realizaron una nueva jornada de protesta. Reclaman falta de personal e insumos.

Viernes 20 de diciembre de 2019 | 19:38

Las y los trabajadores de la salud pública de la provincia continúan con medidas de protesta para denunciar las enormes carencias de los hospitales y centros de asistencia médica. Ayer, desde las 8:00 de la mañana realizaron un corte parcial en Av. Patria y Libertad. No estuvieron solos, usuarios, pacientes y sus familiares, trabajadores de kioscos, bares y farmacias que están alrededor de los nosocomios apoyan los reclamos porque conocen muy bien la crítica situación de los hospitales.

La principal demanda es la falta de, al menos, 117 puestos de trabajo para garantizar una mejor atención al paciente. Entre ellos precisan urólogos, neurólogos, personal para el servicio de imágenes, enfermeras, anestesistas, asistentes sociales, nutricionistas, fisiatras, personal para preparar la ropa para ingresar pacientes a quirófano y lavanderos entre otros. “durante cuatro años ha habido bajas del 100% del personal y solamente se ha cubierto el 27%”.

La falta de personal y la precarización no sólo resiente la atención a usuarios y pacientes de los hospitales, también se cobra la vida y la salud de las y los trabajadores. Personal del Hospital Córdoba así lo expresó: "en el sector de enfermería perdimos dos compañeros trabajando en guardia, un compañero de hemodinamia cubriendo la guardia central hizo una muerte súbita. Otro falleció el año pasado a causa de un ACV hemorrágico. Hay un alto índice de compañeros en enfermería que, debido a las drogas que manejamos, a los rayos que recibimos, tienen cáncer de distinto tipo. Esas bajas no se cubrieron. Tampoco las bajas por jubilación".

Te puede interesar: Hospital Córdoba: trabajadores denuncian falta de personal y de insumos.

Además denuncian que el gobierno de Schiaretti está privatizando sectores de cocina y de limpieza lo cual agrava la precarización que sufre la salud pública.

La Izquierda Diario conversó con Modesta Herrera, Lic. en Enfermería y trabajadora del Instituto del Quemado, y con Silvia Heredia, técnica de laboratorio del Hospital Córdoba. Ambas delegadas del Sindicato de Empleados Públicos (SEP).

¿Por qué el Instituto del Quemado se suma a esta protesta?

Modesta: "Porque es el único que hay en Córdoba. Viene gente del interior, viene gente con una edad avanzada, viene gente de la cárcel, viene gente de todos los lugares. Inclusive atendemos niños a quienes les brindamos la asistencia como un auxilio curando y protegiendo la piel por ser una barrera del cuerpo importante y luego se lo deriva al Hospital del Niño donde hay un sector de quemados.

Estamos haciendo esta manifestación debido a la gran carencia de recursos humanos por sobre todas las cosas, la gente lo siente y lo padece. Quienes nos acompañan acá son pacientes y familiares de los pacientes. Algunos no pueden estar porque el paciente quemado no puede exponerse al sol".

¿Cuáles son los reclamos ?

Silvia: "Nos adeudan categorías, nos falta cobrar un 10% de nuestro salario. El gobierno provincial, el señor Schiaretti, se está quedando con nuestro dinero. Nosotros cumplimos con nuestro trabajo realizamos las capacitaciones que nos piden y no nos están dando el resto del salario que nos corresponde, ese 10%. Nosotros ya cumplimos, que el gobierno también cumpla la ley. Ponen la ley para asustarnos pero no para hacer ingresar a más trabajadores o para dar las licencias que corresponden. Tienen entre 90 y 180 días para efectivizar el llamado a concurso y desde que está este gobierno no se hizo nunca así. Fueron ingresando algunas personas pero como contratadas y monotributistas".

Modesta: "Tenemos poquísimos médicos. Debería haber dos médicos por guardia y siempre hay uno sólo. Generalmente soy yo que estoy en la guardia y veo padecer tanto a familiares y pacientes, y a mis compañeros de trabajo que no tienen descanso, hacen guardias de 24 horas, después continúan curando en los consultorios externos. Y previamente a eso tienen cirugías en quirófano de pacientes quemados. Es una sobre carga de trabajo que la van peleando y luchando como profesionales que son y por la vocación que tienen".

¿Han recibido alguna respuesta del ministerio de salud durante el año?

M: "Nada. No hay ninguna respuesta. Gente que se jubiló y no enviaron trabajadores para cubrir esos puestos. Hubo dos compañeros que fallecieron y ni siquiera por ellos enviaron reemplazos. Estamos realmente con una carencia que nos toca el alma. Es muy triste aquél que viene al hospital y que aparte de esperar no tiene los medicamentos adecuados. Mandamos al paciente a comprar los medicamentos pero vuelven diciendo que no lo pueden comprar, que no pueden hacer el tratamiento".

S: "Nos dicen lo mismo de siempre que hay crisis, pero cuando necesitan el hospital público lo usan. Al Hospital Córdoba vino a operarse en dos oportunidades el ex gobernador De La Sota cuando estaba con la señora Olga Riutort. Le hicieron una sala vip. La gente del ministerio también manda a sus familiares y amigos a que los atendamos aparte. La salud ha sido muy paciente, hace mucho que no se está haciendo algo como esto. Sí hicimos notas, hablamos con la dirección pero seguimos sin respuesta. Estamos reclamando mejoras salariales, yo no se si con esto que digo me van a sancionar. Pero yo estoy defendiendo la salud publica y gratuita para toda la provincia de Córdoba, para garantizar la salud".

¿Qué otras problemáticas hay en la salud pública?

M: "El nuevo sistema que incorporó el gobierno nos ha perjudicado un montón porque hay una reducción del personal administrativo que debería estar cubierta por ese sistema. Lo que han hecho es quitarnos nuestro tiempo, porque nosotros somos los que atendemos el sistema y registramos al paciente. Es una pérdida de tiempo para el paciente y para nosotros, porque si no sale en el sistema no lo podemos atender. Entonces por el paciente nosotros anotamos en una hoja para evitar que continúe sufriendo y esperando. Si bien es cierto q todos pagamos nuestros impuestos por el hospital público, así también requerimos ser atendidos en tiempo y forma".

S: "La ley 7625 nos ampara con una falta justificada y no la están concediendo. Además adeudan francos en todos los sectores. Es impresionante la sobre carga de trabajo. Además los monotributistas en el mes de diciembre cobran la mitad del sueldo y la otra mitad la cobran en febrero cuando vuelven. Y la miseria de aumento que nos han dado, a ellos no le corresponde. Es la precarización que hay. En el mes de junio una monotributista con título de farmacéutica ganaba 17 mil pesos. Tuvo que renunciar por tantas presiones que tenia de todos lados".

En CABA también están realizando medidas de fuerza diferentes sectores de la salud como enfermería y residentes y concurrentes. ¿Qué similitudes encuentran entre esas demandas y las de ustedes?

M: "Yo creo que cada hospital y cada provincia tienen su necesidad. Estamos realmente con una carencia que ya no soportamos más y por eso estamos en esta lucha manifestándonos. El paciente quemado viene a las 7 de la mañana a sacar turno y no hay seguridad a qué hora se lo atiende. No es justo que un paciente que viene en silla de rueda, que tiene 80, 90 años, que vive sólo que tiene problemas económicos y otros personales, tenga que esperar 4 horas para ser atendido. El médico les dice “venga con paciencia porque va a esperar mucho”. Entonces los pacientes ya vienen mentalmente preparados para esperar tantas horas".

S: "Cuando yo entre al hospital en el año 93 había 400 camas, ahora no llegan a 100. El quinto piso del hospital donde había salas ahora se hicieron oficinas. La población aumentó ¿y donde van a ir a ser atendidos? Además, desde mediados de diciembre y en enero hay menos personal trabajando porque no ponen personal para cubrir las licencias en el verano. Viene el turismo que también se enferma y ¿quién lo atiende? Entonces lo que estamos denunciando también es esto, si llega a pasar algo el ministro, Diego Cardozo y el señor gobernador Juan Schiaretti son responsables por no poner las condiciones adecuadas para cubrir los meses críticos del verano donde hay más accidentes y pasan un montón de cosas como picaduras de víboras. Hay muchos puestos como jefes de sector que son acomodados por el gobierno. Hay compañeros míos que votaron a Schiaretti por miedo a perder su contrato y aún no pasaron a planta permanente. Entonces que no se crea el gobernador que ha ganado porque la gente lo apoya. Acá adentro también nos ajustan. Antes de salir a la calle había gente de la dirección de control de personal que nos sacaba fotos".

Te puede interesar: Paro de enfermeras y enfermeros en hospitales porteños

Es evidente que la salud pública está en crisis en todo el país y por el momento el nuevo gobierno nacional no la considera una prioridad. Todo lo contrario, para el pueblo trabajador hay un “beneficio” al descontar un 8% el costo de los medicamentos que aumentaron un 450 % en los últimos 4 años. Para los dueños de la industria farmacéutica y para las prepagas hay guiños de ojo a su favor.

Ver: Ley de emergencia: cambio a último minuto favorece a las prepagas

En Córdoba, como en todo el país, cada vez más trabajadores y sus familias acceden a hospitales públicos porque tienen trabajos en negro, precarios o la patronal no le realiza los aportes a la obra social, o porque no pueden cubrir el costo altísimo de los medicamentos. Día a día el pueblo trabajador ve caer cada vez más sus condiciones de vida mientras, el gobierno nacional y el PJ cordobés prefieren continuar implementando políticas de ajuste.

Te puede interesar:La salud pública como mercancía







Comentarios

DEJAR COMENTARIO