Medios de comunicación

COMUNICACIONES

Telefónica vs Clarín: repartiendo el botín

La compra de Nextel por parte del grupo Clarín marca un nuevo capítulo de una disputa por los medios, mostrando las intenciones del grupo, de entrar a competir en telefonía.

María Renci

@MaRia_Renci

Viernes 29 de enero de 2016 | Edición del día

Este 28 de enero Clarín compró el 51% restante de las acciones de Nextel, pero sólo representa tan sólo el 3% de las líneas de telefonía móvil; por eso va a seguir insistiendo en comprar Telecom, que tiene mucha más participación en el mercado de telefonía fija, móvil y de conexiones a internet de banda ancha. De cumplirse esta transacción, el dueño del circo, como dice Martín Becerra, pasaría a ser el Grupo Clarín.

No olvidemos que las "telcos" aguardan expectantes que el Gobierno macrista avance con la licitación de la frecuencias del espectro móvil 4G que el gobierno anterior había transferido a ARSAT (luego de que ARLINK no cumpliera con los pliegos). A esto, ahora se suma Clarín con Nextel aunque con menor infraestructura.

Si el gobierno anterior, pretendía regular el mercado en función de su disputa con el grupo Clarín, beneficiando a Telefónica y sus medios afines, ahora el gobierno de Macri intenta “desregular” el mercado, favoreciendo a los sectores más concentrados. Esto abre una disputa de intereses entre distintos grupos empresarios. Telefónica y Clarín son los casos más emblemáticos. Donde, por ahora, el gobierno busca favorecer en especial al grupo Clarín.

Telefónica vs Clarín

La empresa española cuenta con todo lo necesario para proveer señales audiovisuales, pero el gobierno de Macri para favorecer al grupo Clarín en el reparto del botín, frena el acceso a Telefónica a prestar servicio de televisión por cable por dos años con posibilidad de un año más.

Pero lo que realmente ambiciona Telefónica es poder meterse en el mercado de la televisión por satélite, la infraestructura ya la tiene y la pone en ventaja frente a su principal competidor, el Grupo Clarín. Sin embargo deberá seguir esperando, ya que los licenciatarios de radio, televisión o telefonía, no pueden explotar la televisión paga satelital.

Estos guiños por parte del gobierno para el Grupo Clarín están fastidiando a los directivos de Telefónica, como cuenta Sebastián Lacunza- que a días de firmado el DNU 267/2015, una voz de la empresa española advertía que no se concretarían las inversiones prometidas por la empresa hace pocos días. “Nos cambian el escenario. ¿Quién nos garantiza que en 2018 o 2019 no determinen otro período de gracia y nos vuelvan a congelar?”

Beneficios claves

El decreto de necesidad y urgencia firmado en diciembre crea el Ente Nacional de Comunicaciones, con lo cual el gobierno disuelve y unifica la AFSCA y la AFTIC, de esta manera, toma el control de los órganos de regulación y aplicación de las políticas de medios y telecomunicaciones. El ejecutivo no sólo es quien elige 4 de los 7 miembros del directorio del ENaCom (los otros tres son propuestos por el Congreso), sino que además es quien los puede remover en forma directa y sin expresión de causa.

Te puede interesar:Telefónica brinda por más ganancias

El DNU permite el cruce para que empresas audiovisuales (Clarín) puedan prestar servicios de telecomunicaciones y que los grupos de telefonía (Telefónica) puedan brindar televisión por cable, pudiendo el ENaCom extender dicho plazo por otro año.

A partir de ahora aumenta de 10 a 15 la cantidad de licencias de radio y televisión abierta nacional y pueden transferirse. También beneficia a los licenciatarios, dándoles una prórroga automática por 5 años, y cuentan con la posibilidad de tramitar una nueva por otros 10 años. De esta manera impide que se presenten a concurso nuevos actores.

La competencia de la cual tanto habla el gobierno, no es tal. Al eliminar la dificultad para la concentración del mercado provoca que el mercado se concentre más y cree barreras de entrada a nuevos competidores.

Hace pocos días conocimos la noticia que el gobierno nacional les daba los derechos de transmisión a Telefé y a Canal 13 de los partidos de Boca Juniors, Independiente, Racing y River Plate.

Otros sectores en disputa

Como ya habíamos informado a días de asumido Mauricio Macri, un alto directivo de Telefónica reclamaba un “marco jurídico que equilibre desigualdades”, como también pedía restricciones para los depredadores digitales (Facebook, Google, entre otros)

Las dos empresas tienen como activos estratégicos sus redes físicas, por ellas prestan los diferentes servicios de telefonía, televisión por cable y banda ancha. Y empresas como Facebook, Google, Netflix o Whatsapp utilizan las redes sin invertir en ellas.

A partir del DNU 267, los grandes medios provinciales que forman parte del entramado del poder real y tienen fuertes lazos con los gobernadores y senadores del interior, podrán verse en desventaja o perjudicados. No todos podrán competir contra Clarín y Telefónica, no podrán afrontar la inversión para poder ofrecer servicio de telecomunicaciones. Las cooperativas también quedan en desventaja frente a estos grandes pulpos.

¿Cómo intervendrá el gobierno en esta disputa entre capitalistas? Macri es juez y parte, modificó las leyes como pedían los grupos empresarios. Y benefició a su aliado, el Grupo Clarín. Mientras los empresarios se preparan para lograr acaparar la mayor porción del mercado de medios y telecomunicaciones, trabajadores y usuarios quedan excluidos de toda discusión.







Temas relacionados

Telefónica   /    Grupo Clarín   /    Mauricio Macri   /    Medios de comunicación   /    Ciencia y Tecnología   /    Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO