Política

OPINION

Relaciones peligrosas: 6 medidas de ajuste que anunció el Gobierno para hacerse amigo del FMI

El Frente de Todos celebró con euforia un comunicado del FMI. Antes de eso, el Gobierno preparó el acercamiento tomando medidas que son música para los oídos del organismo internacional. El reconocimiento de una deuda ilegal que condena a la persistencia de la pobreza, el atraso y la dependencia.

Fernando Scolnik

@FernandoScolnik

Jueves 20 de febrero | 21:58

“Patria o buitres”. Hace no tanto tiempo, ésa era la consigna con la que el kirchnerismo buscaba darle mística a sus actos políticos, más allá de que sus palabras no se condecían con sus hechos.

Pero muy lejos parece haber quedado esa época. En estos días, la imagen no puede ser más distinta.

Paradojas de la vida, esta semana el Frente de Todos festejó un comunicado del Fondo Monetario Internacional (FMI) como si fuera un gol de media cancha.

“El FMI nos dio la razón”, planteó exultante el propio presidente Alberto Fernández este jueves, desde un acto realizado en Escobar.

Según la interpretación oficial y el nuevo relato gubernamental, al reconocer el Fondo que la deuda argentina “no es sostenible” y exigirle una quita a los acreedores privados, el plan económico habría recibido un fuerte aval para encarar el crecimiento y terminar con las políticas de ajuste.

De este modo, estaría sucediendo un milagro. El mismo FMI que fue responsable de catástrofes como la crisis de 2001 y endeudamientos fenomenales como el que se dio bajo el macrismo, ahora sería amigo de nuestro país y nos haría la segunda para ir a negociar duro con los acreedores privados.

¿Pero es realmente así? Veamos.

El Gobierno sabe bien cómo cultivar ciertas amistades

Las recetas del FMI para renegociar deudas impagables son más o menos conocidas. Ajuste fiscal, reformas jubilatorias y laborales, por ejemplo, son ingredientes fundamentales del repetido menú del organismo.

Para satisfacción del FMI, la sintonía con el Gobierno argentino es muy buena, al punto que el propio Frente de Todos se fue anticipando a hacer varios deberes antes de que se los exijan oficialmente.

El primer gesto de enorme importancia en este sentido fue abandonar el viejo discurso que tenían importantes referentes del Frente de Todos respecto de que la deuda con el FMI era ilegal, para pasar a aprobar una “Ley de emergencia” en diciembre que estableció como prioridad el pago de la deuda pública.

Sin embargo, eso fue solo el comienzo, después de lo cual continuaron los anuncios de medidas que son bien vistas por el FMI:

  •  Las primeras víctimas del ajuste fiscal fueron los más débiles, los jubilados. El oficialismo comenzó su mandato suspendiendo desde diciembre la fórmula de movilidad “justo” cuando millones de adultos mayores le iban a ganar a la inflación. Si bien después intentaron disimular el ataque dándole algunas migajas más a quienes cobran la mínima, casi tres millones de jubilados y pensionados fueron las víctimas de este plan de disciplina fiscal, mientras que los bancos, las petroleras o las mineras siguen de fiesta. A estos pulpos no se les pide que sean “solidarios”, pero a los jubilados que cobran más de $ 16.200 sí.
  •  Sin embargo, el Gobierno consideró que respecto de los jubilados, lo anterior no era suficiente para conformar a la misión del FMI que se encontraba en Buenos Aires hasta hace pocos días. Es por eso que el pasado lunes el ministro Claudio Moroni le abrió la puerta a un ataque mucho más duro aún, cuando dijo que había que estar dispuestos a poner en debate el aumento de la edad jubilatoria. Trabajar hasta morir. Esa es una pelea que los capitalistas dan en todo el mundo contra los trabajadores.
  •  Tarifazos. Cuando eran oposición, los hoy miembros del Frente de Todos votaron en el Congreso Nacional, junto con la izquierda, una ley que establecía retrotraer los tarifazos de Mauricio Macri a los niveles de noviembre de 2017. La ley nunca se aplicó, dado que fue vetada por el ex presidente de Cambiemos. La novedad estos días, es que ahora en el Gobierno, el Frente de Todos no hará eso que antes votó, sino que volverán los tarifazos. Así lo confirmó este jueves el Jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, mientras que el mismo día el ministro Meoni anunció que aumentará el transporte desde mayo. Las privatizaciones seguirán intactas y festejan las grandes empresas de servicios que durante todos estos años hicieron ganancias millonarias.
  •  Rechazo a la cláusula gatillo y ataque al salario. Desde el comienzo de su gestión, Alberto Fernández le pidió a los dirigentes sindicales que para las paritarias no hagan “pedidos desmedidos”, como si lo “desmedido” en los últimos años no hubieran sido la inflación y la pérdida del poder adquisitvo del salario. En el mismo camino, les exige a los burócratas de los gremios que renuncien a la cláusula gatillo, que es una medida elemental para defender a los sueldos contra el aumento de precios. En este camino, los trabajadores no solo no recuperarán lo perdido con Macri, sino que el bolsillo seguirá cuesta abajo.
  •  Fin de la doble indemnización. En estos días también fue el ministro Moroni el encargado de anunciar otra medida antipática. Desde mitad de 2020, a los empresarios les resultará más barato despedir a sus trabajadores, ya que dejará de regir la doble indemnización. Una protección menos para los trabajadores. De paso, el Frente de Todos aclaró también que la doble indemnización no rige para los trabajadores estatales.
  •  Reforma laboral en cuotas. También Moroni afirmó esta semana que “creemos que hay convenios que han quedado desactualizados y en algún momento trabajaremos sobre esos convenios”. Con eufemismos, el Gobierno niega una reforma laboral hecha con una única ley nacional que podría generar mucha resistencia, pero le abre la puerta a una mayor flexibilización, solo que llevada adelante en cuotas, sector por sector.

    Para el FMI de lo que se trata es de estar primero en la fila para cobrar

    El FMI sabe que la deuda es impagable. Por eso, al aprobar este camino elegido por el Gobierno de Alberto Fernández y exigir que los acreedores privados acepten una quita, el Fondo no hace más que plantear que el plan económico de ajuste sea todo organizado para que se les pague a ellos mismos y que los acreedores privados esperen, ya que no hay para todos.

    Los que en cualquier caso salen perdiendo son las grandes mayorías argentinas, ya que continúa el mecanismo de saqueo del país por medio de la deuda, en detrimento del trabajo, la salud, la vivienda o la educación.

    También si a pesar del optimismo oficialista la negociación del Gobierno finalmente termina fracasando y se va a un default caótico y desordenado, estaremos hablando de políticas que hipotecan el futuro de las grandes mayorías populares.

    Te puede interesar: Deuda: cuando perder es el único resultado posible para el pueblo trabajador

    Como plantea la izquierda, la única salida realista para salir del atraso, la dependencia y la pobreza es una política de desconocimiento soberano, dejando de pagar una deuda ilegal, ilegítima y fraudulenta, pero de forma muy distinta a lo que sería un default hecho por un Gobierno capitalista, ya que debe ser como parte de un plan de conjunto que incluya otras medidas elementales como la nacionalización de la banca y el monopolio estatal del comercio, entre otras indispensables para poner estas palancas y todos los recursos estratégicos en función de reorganizar el país para las necesidades de las mayorías y no para la ganancia capitalista.







    Temas relacionados

    Ajuste fiscal   /    Alberto Fernández   /    Tarifazo   /    Jubiladas y jubilados   /    Deuda   /    Bonistas   /    Ajuste   /    FMI   /    Deuda pública   /    Política

  • Comentarios

    DEJAR COMENTARIO