Economía

PANORAMA NACIONAL

Los números del fin del kirchnerismo

Apuntes económicos para un balance del período. Deuda social, deuda externa, crecimiento económico y ganancias millonarias. El retorno de la restricción externa, las demandas postergadas de los trabajadores y un futuro incierto. Cómo llega la economía a este 25 de octubre.

Lucía Ruiz

Economista

Sábado 24 de octubre de 2015 | Edición del día

El progresismo que devino kirchnerista pasó de aplaudir la cesación de pagos de la deuda externa a principios de la década a celebrar que la política de “pagadores seriales” no incluya entre sus beneficiarios a los acreedores denominados “buitres” o holdout, aquellos especuladores que no aceptaron las reestructuraciones de Nestor Kirchner en 2005 y 2010. Como si de lo que se tratara es de diferenciar a los buitres buenos de los buitres malos.

Pero la buena nueva de los economistas que defienden al “modelo”, encabezado ahora por Scioli, es propiciar un arreglo con los “bonistas” a secas, ya no se habla más de buitres. Como señala el ex director del Banco Central, Arnaldo Bocco al afirmar que “arreglar con los bonistas no es una tarea sencilla (…) No se puede arreglar de la noche a la mañana con los holdout”, a propósito de una de las últimas jugadas del gobierno para ganar en primera vuelta este domingo, maquillando de “un triunfo de todos los argentinos” un episodio del conflicto con el fallo de Griesa en el que tenedores extranjeros intimaron al Banco New York Mellon (BoNY), mientras este juez neoyorkino la devolvía con la aceptación de derechos a los acreedores “me too” por 5.400 millones de dólares

Quizás este recorrido del progresismo “sin corbata” que se mantuvo alineado con el gobierno a base de malabares teóricos, oportunismos y autoengaños sea un reflejo de la trayectoria económica (y política) de estos últimos años, permitiendo la construcción de ciertos “espejismos”. En relación a ello, en su reciente libro “La economía argentina en su laberinto”, el economista del PTS y editor de la sección de Economía de La Izquierda Diario, Esteban Mercatante, concluye que el kirchnerismo alimentó la ilusión de que puede haber un crecimiento sostenido en el tiempo a tasas elevadas con ciertas mejoras a la clase trabajadora e “inclusión social” sin una ruptura con el imperialismo y sin una transformación de la estructura económica dependiente y desarticulada

El espejismo se termina cuando llega la hora de realizar tal ruptura, que los sectores capitalistas no están dispuestos a impulsar. Eso explica que ahora la única “receta” que le queda para ofrecer a la economía burguesa sea una combinación de endeudamiento, devaluación y levantamiento del “cepo” http://www.laizquierdadiario.com/Mantener-o-levantar-el-cepo-cambiario-Esa-no-es-la-cuestion, por más anuncio demagógico de último minuto respecto al impuesto al salario para mantener las ilusiones del pueblo trabajador.

Los fríos números

Sin embargo, no hay nada mejor que apelar a los fríos números de la realidad para poder sacar conclusiones. Dejando a un lado la encerrona en la que incurrió la intelectualidad K, pasemos revista de algunos puntos para ilustrar cómo llega la economía argentina al fin de ciclo kirchnerista que tendrá un quiebre definitivo en las elecciones presidenciales del próximo domingo 25 de octubre.

4,2 % anual creció en promedio entre 2002 y 2014 el Producto Bruto Interno en términos físicos (que mide el nivel de actividad económica), según los cálculos de Esteban Mercatante en su libro. En los últimos meses la economía viene creciendo a ritmos cercanos al 1,5 %.

22 meses de caída acumulada registró el sector manufacturero hasta mayo de 2015, con una pequeña recuperación entre junio y agosto. El sector automotriz es el más golpeado con una caída acumulada de 7,9 % y una matriz importadora dependiente.

21,8 % es el nivel de pobreza en el primer semestre de 2015 y 4,1 % el nivel de indigencia, según el informe de la Comisión Técnica de ATE INDEC.

$6.500 son los ingresos mensuales de la mitad de los trabajadores, como lo reconoce el mismo INDEC intervenido, cuando la canasta familiar supera los $13.000.

Un tercio de los trabajadores tiene hoy un empleo no registrado (en negro). En la construcción y textil el empleo no registrado afecta a más del 60 % de los asalariados. El salario de este grupo es un 60 % inferior al de los registrados.

36,5 % es el promedio de participación de los trabajadores en el ingreso nacional. En los años noventa fue de 38,35 %.

3,6 veces se multiplicó la renta total apropiada por los terratenientes respecto al período neoliberal, según Juan Iñigo Carrera.

1,5 veces se multiplicó la tasa de ganancia anual de los capitalistas industriales respecto a la década del ´90, según Iñigo Carrera. La tasa de ganancia sobre el capital fijo estuvo por encima del 22 % en todo el período kirchnerista según cálculos de Esteban Mercatante, lo que contrasta con relativamente bajos niveles de inversión privada en relación al PBI.

70 mil millones de dólares giraron las empresas extranjeras por remisión de utilidades en el período kirchnerista.

30 % cayó el salario real con la devaluación de Duhalde. 5 % cayó el salario real con la devaluación de Kicillof en 2014. El salario promedio se encuentra hoy a niveles similares a los de la crisis de 2001 que ya eran bajos, con fuertes disparidades entre registrados, no registrados y del sector público en retroceso.

37,6 % fue la ganancia bancaria (según la medición ROE) en 2014 gracias a la especulación con divisas y bonos del Estado. La rentabilidad del sector financiero argentino lidera el ranking mundial que elabora el FMI.

Entre 200 mil y 400 mil millones de dólares tiene fugada la burguesía argentina en el exterior. Más que el PBI argentino en un año.

27.298 millones de dólares son las reservas del Banco Central, cuando en 2010 había superado los 52 mil millones. Descontando el swap con China y otras deducciones el nivel actual neto sería inferior a 10 mil millones. Asimismo, cayeron 20 % después de la cancelación del Boden este 6 de Octubre

184 mil millones de dólares acumuló el superávit comercial desde el 2003. El último año el mismo se redujo un 84 %, pero sigue siendo un balance positivo. La escasez de divisas que afronta el Banco Central desde 2011 se debe principalmente a los pagos de deuda y la salida de capitales, por ello en cuenta corriente se registra un déficit.

Más de 200.000 millones de dólares reconoce haber pagado el gobierno por servicios de la deuda externa en todo el período.

220.000 millones de dólares es el monto actual de la deuda externa usurera e ilegítima, similar al momento de la crisis de la convertibilidad y 43 % más que antes del canje de 2005.

58 % de la facturación de las grandes empresas corresponde a capital extranjero. En los años `90 el guarismo llegaba a 39 %. Se profundizó la extranjerización de la economía en la era K.

Una agenda para enfrentar el ajuste

El Frente de Izquierda y de los Trabajadores encabezado en las presidenciales por Nicolás del Caño y Myriam Bregman no sólo se prepara para acompañar y organizar el enfrentamiento que va a realizar con toda firmeza la clase obrera al ajuste, sino que es el único que plantea un programa económico integral y definitivo para dar una salida a las necesidades del pueblo trabajador que tome las riendas de su propio destino.






Temas relacionados

Frente de Izquierda   /    Kirchnerismo   /    Economía Nacional   /    Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO