Sociedad

REGRESO A CLASES EN PANDEMIA

Larreta confirmó el regreso a clases presenciales para quienes no se conectaron de forma virtual

Será para quienes no hayan tenido durante la cuarentena ningún contacto con la escuela. Estos son las y los estudiantes de barrios más pobres e hijos e hijas de teletrabajadores/as, que no tienen acceso a internet ni computadoras. Serán quienes se pongan sus vidas en riesgo. Es el anuncio del fracaso de la educación virtual que pregonaron desde el Ministerio de Educación Nacional y de la Ciudad. Se profundiza la desigualdad educativa.

Julieta Azcárate

Docente delegada UTE-CTERA - Lista Marrón

Viernes 14 de agosto | 18:30

Hoy durante la conferencia de prensa junto a Alberto Fernández y Kicillof, el jefe de gobierno porteño confirmó que están preparando el regreso a clases presenciales, para los chicos y chicas que no hayan tenido contacto con sus docentes durante toda la cuarentena.

Larreta dijo que darían prioridad a 5.100 chicos y chicas que, “por distintas situaciones sociales”, no mantuvieron la relación con la escuela en este período. Es decir, que serían los chicos y chicas de barrios más pobres, que no tienen internet ni computadoras, y donde también falta agua y luz, como vienen denunciando los vecinos de la 21-24, los que deberán exponerse y regresar a las escuelas en el mes de septiembre. Como así también los hijos de los teletrabajadores, que hacen malabares para trabajar, mientras las empresas no les garantizan las herramientas.

Entonces, además de no tener las mínimas condiciones garantizadas durante todo este período, deben ser los primeros en exponerse a los contagios y a contagiar a sus familias.

“Más del 90% de los y las estudiantes logró mantener un vínculo constante con sus docentes durante estos 5 meses”, decía en conferencia el jefe de gobierno, mientras anunciaba que las escuelas se abrirían para quienes “se perdieron”. Sin embargo, la realidad cotidiana que viven todos los días alumnos y docentes, muestra lo contrario: la mayoría no pudo sostener la educación virtual no sólo por falta de internet y dispositivos, sino por las situaciones que atraviesan sus familias, muchas sin trabajo, sin changas, en situaciones desesperantes, sin agua en las villas y sin lavandina.

Te puede interesar: El Gobierno porteño plantea la posible vuelta a clases presenciales en septiembre

Durante todo este período, ¿qué hizo el gobierno porteño para garantizar las condiciones para mantener la educación de manera virtual? ¿Y el Ministerio de Educación Nacional? ¿Por qué no garantizaron que todos los chicos y chicas cuenten con una computadora y con internet para trabajar desde sus casas, como venimos reclamando las familias de la escuela pública, docentes, estudiantes?

Las empresas de telecomunicaciones aumentaron sus ganancias durante la cuarentena, ¿por qué el gobierno porteño y nacional no les exigen internet gratis para todos, sin límites de acceso a contenidos mientras dure la cuarentena? Es posible brindar de manera excepcional telefonía y servicio de internet gratuito a toda la población, y a quienes tengan el servicio, que no se les cobre la factura mientras dure la emergencia.

Fracaso de la educación virtual

El anuncio de Larreta es una muestra del fracaso de la educación virtual durante la cuarentena, porque no pudieron garantizarla. A pesar de que tanto los funcionarios porteños, como también el Ministro Nacional de Educación, Nicolás Trotta, hayan hablado "maravillas" de la educación virtual durante la pandemia, estos anuncios ponen en evidencia que miles de chicos y chicas quedaron excluidos, por no contar con las condiciones mínimas.

El jefe de gobierno dice que este regreso escalonado ya fue acordado con el Ministro Trotta, y que están viendo “junto al Gobierno nacional”, los protocolos para el regreso a clases presenciales de “forma segura”. Sin embargo, estos protocolos implican condiciones estructurales de las que las escuelas porteñas carecen. ¿Cómo van a garantizar la mínima higiene, cuando en las escuelas falta el agua y las cañerías están rotas? ¿Cómo van a garantizar la seguridad de los chicos y chicas, y de todos las y los trabajadores de la educación, cuando hoy, que asistimos sólo cada quince días para el reparto de canastas alimentarias, no se garantizan los elementos básicos como barbijos, máscaras y alcohol en gel?

Esta decisión política refuerza y profundiza la desigualdad educativa: los más pobres, quienes no tienen internet, ni computadoras, en muchos casos tampoco agua y luz, ni pueden acceder a elementos de seguridad e higiene mínimas. Y los hijos de las y los teletrabajadores que no cuentan con las herramientas para trabajar ni para que sus hijos puedan estudiar. Son quienes deberán regresar a las escuelas, poniendo en riesgo su vida y la de sus familias.

Mientras la Ciudad atraviesa el pico de más de 1.100 casos de contagios por día, y la capacidad de las camas de terapia intensiva alcanza el 70%, ahora de forma unilateral, sin consulta las familias, estudiantes, trabajadores de la educación y sus organizaciones, y con el aval del gobierno nacional, decide que son los más expuestos los que deben regresar.







Temas relacionados

Pandemia   /    Coronavirus   /    Horacio Rodriguez Larreta   /    Ciudad de Buenos Aires   /    Educación   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO