Jornada de negociación: 16 días ininterrumpidos de paro de UTA en Santa Fe

Jornada clave en la negociación por el paro de colectivos en Santa Fe. Mientras ponen en juego el trabajo de los choferes, los empresarios del transporte siguen especulando con el servicio de transporte público a fin de obtener más subsidios por parte del Estado.

Miércoles 27 de mayo | 11:39

Se cumplen 16 días y empieza en la tercera semana de paro de los choferes de colectivos por el pago de la deuda salarial de abril. Este paro fue lanzado nacionalmente por la UTA ante la suspensión del pago de los salarios en casi todo el territorio nacional, medida organizada por la Federación Argentina de Transporte Automotor (FATAP) que nuclea a las patronales del sector en reclamo de un fondo de 2000 millones de pesos para aumentar los subsidios.

Te puede interesar: Paro de UTA: tercera semana de extorsión empresarial

El secretario adjunto de la UTA Rosario, Sergio Copello, comunicó que el sindicato aguardará la reunión de este miércoles para resolver si se continuará con la medida en reclamo de los salarios adeudados de abril. "El conflicto comenzó porque los choferes cobraron el 50% de los haberes de abril y, después de 11 días de paro, depositaron 15% más, una cantidad insuficiente para volver a trabajar", explicó. Según números aportados por la Municipalidad de Rosario, el sistema de colectivos se sostenia en un 45% por subsidios. Y el 55% se recaudaba por tarifa que aumentó sin necesidad de ser aprobada por el Concejo Municipal, un atributo de la ex intendenta Mónica Fein. Con la gestión de Fernandez aumentaron los subsidios nacionales de financiar el 8% de los costos del sistema en 2019 al 18% actual, asegurando un ingrso mensual de 105 millones de pesos, según informa Punto Biz la idea es que el gobierno nacional subsidie el 50% de los salarios.

Tras rechazar este pedido, el Ministerio de Trabajo de la Nación derivó la resolución del conflicto a las jurisdicciones provinciales. Al día de hoy la medida de fuerza continúa en 19 distritos. Los sectores involucrados mantuvieron una reunión el martes en la sede del ministerio de Trabajo de la provincia de Santa Fe para intentar destrabar una situación que cada vez más agravante y que no llegó a buen puerto. Para este miércoles a la tarde, está pactada una reunión vía zoom con representantes gremiales, empresariales, del gobierno nacional y de todas las provincias afectadas con objeto de acercar posiciones.

Estatizar el sistema público de transporte para defender los puestos de trabajo

La situación es cada vez más grave y la empresa de ciudad de Santa Fe de colectivos Autobuses pide reducir un 20% su planta de trabajadores, se conoció que la empresa solicitó la reapertura del procedimiento preventivo de crisis que había planteado en diciembre pasado. Este pedido incluye también la suspensión por 6 meses de otro 40% de su personal. Tiene a cargo 10 líneas en la ciudad y emplea a 450 personas. Mientras se realizaban las reuniones en la sede del Ministerio de Trabajo, diversos grupos de colectivos se movilizaron por el macro y microcentro de la capital provincial para visibilizar el reclamo. Algunos estuvieron en el ministerio y otros grupos se dirigieron a la Casa de Gobierno y a la explanada de la Municipalidad.

Los dueños de las empresas argumentan que el transporte público “no resiste más” debido a la baja de usuarios producto del aislamiento social obligatorio, pero son empresarios que actualmente ya reciben subsidios millonarios por parte del Estado, situación que data desde el Kirchnerismo, se sostuvo durante el Macrismo y actualmente continúa con el gobierno de Alberto Fernández, donde los subsidios recibidos representan el 50% de sus ingresos.

Los empresarios del transporte han demostrado que no son capaces sostener un servicio barato, de calidad y pagando al día salarios. En la provincia de Santa Fe ya se intentó, de parte del Partido Socialista de Lisfchitz, que en su momento era gobernador, aplicarles un impuesto de tan solo 1% a las ganancias de las agroexportadoras para poder subsidiar al transporte. Sin embargo, esta medida tan elemental en una provincia donde las que mas ganan son las agroexportadoras y cerealeras, no fue llevada a cabo. El gobierno del PS ni intentó enfrentarse al lobby de las agroexportadoras y en común con los sectores políticos mayoritarios como el peronismo, dieron por tierra con tal medida. Siguieron siendo las y los trabajadores, tanto pasajeros como choferes, los que pagan los platos rotos.

En el marco de la crisis y del paro histórico del transporte, es necesario volver a insistir sobre el impuesto a las grandes fortunas, como manera de subsidiar un transporte de calidad, en el camino de ir a un transporte público estatizado y que sea controlado por comités de trabajadores y usuarios. No se puede aceptar el chantaje de las patronales del transporte, que vienen siendo beneficiadas con tarifazos por encima de la inflación general y con subsidios millonarios. Que muestren sus registros contables y expliquen a dónde van a parar los miles de millones de pesos que reciben todos los meses por subsidios y por la venta de pasajes.







Temas relacionados

#CuarentenaSinDespidos   /    Recorte Salarial   /    Omar Perotti   /    UTA   /    Santa Fe

Comentarios

DEJAR COMENTARIO