Política

GIRA PRESIDENCIAL

Fernández en Formosa: elogios al represor Insfrán y ocultamiento de una realidad feudal

Este jueves el Presidente visitó la provincia en el marco de una gira por el noreste argentino. Allí elogió al Gobernador Insfrán y destacó su “humanidad”. Estuvo ausente la política represiva hacia los pueblos originarios y el extractivismo como norte productivo de la provincia.

Viernes 29 de mayo | 00:38

En una conferencia de prensa con parte de su gabinete y el propio gobernador formoseño, Alberto Fernández ocupó gran parte de su discurso en valoraciones positivas hacia el gobernador cuasi feudal, que se encuentra al mando de la provincia hace más de veinticuatro años. Tengamos en cuenta que su larga estadía en el poder fue el producto, entre otras cosas, de una reforma constitucional que él mismo promovió y garantizó con métodos que poco tienen de democráticos. Otro ingrediente esencial para ésto fue la buena relación que mantuvo con los distintos mandatarios nacionales más allá del signo político.

Te puede interesar: Un relato para la crisis: el discurso de Alberto frente a la pobreza y la pandemia

Pero no sólo la reelección indefinida mediante diversas maniobras es lo que distingue a éste gobernador. Allá por el año 2010, durante el gobierno de Cristina Fernandez de Kirchner, ocupó no solo espacio en distintos medios por represiones y escándalos, sino que también fue blanco de denuncias de organismos internacionales, de agrupaciones Derechos Humanos locales, personalidades y organizaciones políticas y de izquierda.

Aquella vez, consecuente con su política extractivista y de concentración de la tierra en cada vez menos manos terratenientes, había avanzado sobre la comunidad Qom-La Primavera a punta de escopeta, con persecuciones y una política de represión sistemática. En una de aquellas acciones de las fuerzas represivas, perdió la vida Roberto López, integrante de la comunidad, a manos de la Policía provincial y la Gendarmería Nacional. A pesar de que sus principales referentes viajasen a Buenos Aires para manifestarse junto a organizaciones sociales y de izquierda, la entonces Presidenta Cristina Fernández no los atendió ni dio respuesta a sus reclamos de derechos básicos.

Lllama también la atención que, además de estos temas ausentes en el discurso presidencial, sí se hicieron presentes algunos dichos que se destacan por su cinismo: en algunos pasajes habló del modelo imperante en la provincia como de un modelo ejemplar, de esos que "hay que seguir", ya que promoverían la actividad de los pequeños agricultores.

También es llamativo que en una provincia sumida en el atraso, que se encuentra en el “top” de las más pobres y con graves déficits estructurales, como desnutrición y mortalidad infantil, analfabetismo, falta de agua potable y trata de menores, entre otros flagelos, el presidente no haya hecho ninguna mención a ellos. Por el contrario sostuvo que el gobernador fue quien dio un supuesto impulso y puje a la provincia. Todo un relato que roza la fábula.

Lo que deja en evidencia el silencio en muchos temas del presidente, y el relato que construye alrededor de otros, es que el intercambio de favores que Insfrán supo mantener con los distintos presidentes desde 1994 sigue intacto. El mantenimiento de un modelo económico de extractivismo y agronegocio, puesto en pie por el menemismo pero mantenido y profundizado por los gobiernos kirchneristas, como así también los apoyos que se dan y darán durante épocas de campañas electorales, son algunos de los motivos centrales para tanta "amistad" y "cariño" que hoy le dispensó el mandatario nacional a uno de los más polémicos gobernadores aliados del kirchnerismo y del gobierno actual.

Te puede interesar: Chaco: murió por Covid-19 Juan Rescio, referente de la comunidad qom







Temas relacionados

Alberto Fernández   /    Gildo Insfrán   /    Qom   /    Cristina Fernández de Kirchner   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO