Géneros y Sexualidades

INTERRUPCIÓN VOLUNTARIA DEL EMBARAZO

Escandaloso: por presión de la Iglesia, Macri anula el protocolo de aborto no punible

Este miércoles el Boletín Oficial anunció ajustes que la Secretaría de Salud hizo en el protocolo para acceder a la interrupción legal del embarazo. Sectores antiderechos de Cambiemos lograron que en horas se dé marcha atrás.

Miércoles 20 de noviembre | 22:00

Foto archivo DyN

En la mañana de este miércoles fue noticia que la Secretaría de Salud de la Nación, a través de su titular Alfredo Rubinstein, actualizó el protocolo oficial para la interrupción legal del embarazo.

La actualización, basada en el fallo FAL de la Corte Suprema de Justicia de la Nación y en las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, señala entre otras cosas que hay formas médicas para que un cuerpo gestante pueda interrumpir un embarazo sin poner en riesgo su vida.

Como en los protocolos anteriores (publicados en 2007, 2010 y 2015), la actualización del protocolo se apoya en lo estipulado en el Código Penal desde hace cien años: en Argentina, el aborto es legal en casos de violación, de riesgo de vida o de salud de la persona gestante.

Te puede interesar: ¿Qué dice el protocolo actualizado de interrupción legal del embarazo basado en el fallo FAL de la Corte?

Sin embargo, la nueva disposición publicada en el Boletín Oficial generó un inmediato rechazo por parte de sectores decididos a combatir los derechos elementales de las mujeres. Las críticas más duras provinieron desde dentro del propio Gobierno y de representantes de la Iglesia católica hoy alineados con el Frente de Todos.

El senador Federico Pinedo, uno de los más activos detractores del proyecto de aborto en esa Cámara, salió por Twitter a repudiar a Rubinstein, con durísimos términos. Referentes de las Iglesias evangélicas, como la diputada electa Dina Rezinovsky, se sumaron al rechazo y reclamaron la renuncia del Secretario de Salud.

Otros miembros del Gobierno se sumaron a los ataques contra Rubinstein e inmediatamente circuló la versión de que Mauricio Macri le estaría por pedir, a través de la ministra de Desarrollo Social y Salud, Carolina Stanley, la renuncia al funcionario de su cartera.

La instrucción que habría impartido Macri para anular la actualización del nuevo protocolo todavía no fue publicada en el Boletín Oficial, pero la decisión repite el procedimiento de María Eugenia Vidal cuando su ministra de Salud, Zulma Ortiz, decidió que la provincia de Buenos Aires adhiera a esta herramienta. En ese momento la actual gobernadora no solo dio marcha atrás con la resolución sino que además forzó la salida de la ministra quien presentó la renuncia inmediatamente.

Te puede interesar: Vidal aceptó la renuncia de su ministra de salud

También repite la práctica de la ex mandataria Cristina Fernández de Kirchner, que frenó la aplicación de una actualización de la Guía de atención de los abortos no punibles por sus "profundas creencias religiosas".

En este marco, que haya sido el arzobispo de La Plata y habitual “vocero” del Papa Francisco, Víctor “Tucho” Fernández, quien rechazara la medida en nombre de la Iglesia Católica, es más que un dato. Él lo hizo a través de unas líneas publicadas en Faceboock.

El jerarca católico y máxima autoridad del Arzobispado de la capital de la provincia de Buenos Aires, conocedor de las internas políticas, dirigió sus dardos directamente contra el propio Mauricio Macri, quien en pocas horas acusó recibo de la reacción antiderechos y le ordenó a la ministra Stanley (destacada feligresa de estrecha relación con la curia) que redacte la “anulación” no solo de lo publicado por el secretario de Salud este miércoles sino directamente del protocolo actualizado para la atención integral de las personas con derecho a la interrupción legal del embarazo (ILE).

Con la actualización del protocolo, se le daba rango ministerial al ya existente desde 2015. Pero además se incorporaba un cambio importante, que la objeción de conciencia no podía impedir que un hospital o centro de salud realizara la interrupción del embarazo, además de destacar muy claramente las competencias de la justicia y de los equipos de salud.

Eso, evidentemente, puso los pelos de punta de los dinosaurios reaccionarios que pueblan el Estado y las Iglesias. Y terminó dejando en un verdadero ridículo al Gobierno en un tema de alta sensibilidad social y por el que desde hace décadas luchan millones de mujeres.

Por su parte la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito en un comunicado señaló que: "repudiamos esta decisión presidencial por arbitraria, ilegítima y vergonzosa". Y agregó: "El gobierno nacional, burlándose del movimiento de mujeres, lesbianas, travestis y trans, en una actitud bochornosa decide retroceder en su decisión".

Lo que sucedió este miércoles es una razón más que demuestra que el movimiento de mujeres debe estar alertada y organizado porque más temprano que tarde #SERALEY. Y lo será, solamente, con la confianza en la propia fuerza y con la lucha en las calles.







Comentarios

DEJAR COMENTARIO