Mundo Obrero

OPINIÓN

Elección de delegados en Cuyoplacas de Mendoza

Los resultados parciales confirman una Comisión Interna donde conviven varias visiones políticas. Informe y reflexión, apoyándonos en la experiencia y mirando hacia el futuro.

Edgardo Videla

Delegado Comisión Interna de Cuyoplacas | Mendoza

Jueves 21 de abril de 2016 | Edición del día

Habiendo pospuesto, desde diciembre de 2015, las fechas de elecciones de Delegados en Cuyoplacas, en primer término porque la entidad gremial estaba ocupada con conflictos laborales que requerían toda la atención, y luego porque el grueso de los trabajadores de Cuyoplacas tomaba la licencia anual, el hecho es que finalmente, este 14 y 15 de abril se cumplió con el acto electoral, para elegir a los representantes sindicales de los trabajadores, en dos de las tres plantas de la empresa, posponiendo la tercera y última por encontrarse accidentado uno de los candidatos a Delegado.

Dos de Tres

La empresa Cuyoplacas, posee tres plantas, la de fabricación de aglomerado, que se trasladó a la localidad lasherina de El Pastal, hace unos años, por determinación del municipio, ante las reiteras quejas de la comunidad con respecto a la contaminación ambiental. La planta de revestimiento, único sector que quedó operando, en la planta original de Pascual Segura y Acceso Norte, y la fábrica de muebles ubicada sobre la lateral del Acceso Norte, frente a revestimiento, todas en Las Heras.

Los compañeros de cada planta, eligen a sus propios Delegados, tres en Muebles, tres en Aglomerado, y dos en Revestimiento, que actúan en equipo, coordinando acciones, elevando petitorios al Directorio, especificando las problemáticas de cada sector, pero firmando en forma conjunta cada petición, y fomentando el compañerismo y la solidaridad entre el total de 350 laburantes, que en algunos casos ni se conocen entre si, fomentando las actividades sociales, como festejos Día del Trabajador, del Niño, Fin de año, torneos de futbol, etc.

El pasado jueves 14, comenzó esta nueva elección de Delegados, en la Planta de Revestimiento, donde junto a mi gran compañero Juan Cantos, fuimos candidatos nuevamente. Con una muy buena respuesta de los compañeros, que estando a contraturno o de franco, respondieron a la convocatoria, y se acercaron hasta la planta a votar para elegir a sus representantes, resultando electos, por sexta vez, el Delegado Juan Cantos, y por quinta vez, yo, Edgardo Videla, después de doce y diez años de gestión, respectivamente.

Al día siguiente el viernes 15 de abril, la urna se trasladó 26 kilómetros al norte, a la localidad de El Pastal, en donde dada la distancia y lo complicado del acceso a la Planta de Aglomerado, fuera de los horarios en que el transporte de la empresa llega con los trabajadores de un turno, y vuelve con los trabajadores del otro, muchos compañeros del turno noche, o de franco, no concurrieron a votar, cómo sí había ocurrido el día anterior en Revestimiento. De todos modos la totalidad de los compañeros que dejaban el turno, y la totalidad de los compañeros que lo tomaban, emitieron su voto, y resultaron electos Alejandro Setticassi, delegado desde el 2005, Marcelo “Chavito” Firmapaz, delegado hace 8 años, y Jorge Chirino, delegado desde hace 6 años.

Como dije, las elecciones en la fábrica de muebles aún no tienen fecha establecida, dado que el delegado Gabriel García, se encuentra recuperándose de un accidente automovilístico, por suerte sin gravedad, . Y será comunicada, una vez determinada la misma. Recordemos que la Fábrica de Muebles, es de las tres plantas de Cuyoplacas, la que concentra mayor cantidad de operarios, más de doscientos.

Son Años

La Comisión Interna quedó conformada, por ahora, hasta concretar las elecciones pendientes, por Juan Cantos, Edgardo Videla, de revestimiento, Ale Setticassi, Marcelo Firmapaz, Jorge Chirino de Aglomerado, todos ellos reafirmados en su cargo por los siguientes dos años, mientras que en Muebles continúan, Gabriel García, Sergio Ruiz, y Mario Mendoza, aún en espera de reafirmar sus cargos. La documentación correspondiente a esta elección fue presentada, por el Sindicato de la Madera de Mendoza, ante el Ministerio de Trabajo de la Nación, los primeros días de esta semana.

Después de diez años, en mi caso, de gestión ininterrumpida, me sigue resultando muy grato, que los compañeros sigan confiando en mi, y en la Comisión Interna de Delegados Gremiales. Pero esta ocasión fue algo especial, ya que por primera vez, se realizan elecciones de Delegados, luego de haber sido excluido de la Comisión de Sindicato de la Madera por ser un militante de Izquierda. Y de que dos, de los tres compañeros de Cuyoplacas , que integraban dicha Comisión Sindical, hayan renunciado a la misma, luego de mi exclusión.

Quiero agradecer a todos los compañeros, que cada vez con más firmeza, entienden lo que significa tener representantes gremiales dentro de la fábrica. Que con mucha convicción participan, expresándose mediante el voto. Y especialmente conmovido, por la participación y el compromiso, manifestado por todos mis compañeros de la planta de Revestimiento.

Solo la Lucha

Personalmente, siento que como Delegado Gremial, tengo muchísimas deudas de gestión con mis compañeros, hay abusos patronales, como la determinación de fechas de Licencias Anuales, unilateralmente, en fechas totalmente perjudiciales para los trabajadores, la prohibición de los cambios de turnos, la calidad espantosa de la comida que brinda la empresa, la deficiente recategorización con que Cuyoplacas reconoce el trabajo de sus empleados, la maliciosa forma de liquidación de las licencias especiales, la discriminación con que la empresa determina quienes acceden al transporte a la planta de El Pastal, la forma abusiva y esclavista con que Cuyoplacas maneja los horarios, los tiempos, y el salario de los compañeros de transporte, de los camioneros, la persecución laboral que ejercen algunos encargados sobre los trabajadores, la situación irregular que sufre el Delegado García, que está aislado desde hace más de un año de sus compañeros, entre otras cosas , que no han podido ser solucionadas por los Delegados.

Pero podemos decir, que por cada uno de estos temas que acabo de enumerar, los Delegados buscamos la solución, golpeando en vano la puerta de los Directivos de la fábrica, notificando mediante notas a recursos humanos, denunciando los incumplimientos en Subsecretaría de Trabajo, y nos encontramos con que a cada pedido de abrir un diálogo constructivo, que en definitiva, no busca otra cosa más que crear un ambiente laboral sano, donde nadie se sienta víctima de una situación injusta, recibimos por parte de la Empresa, una tozuda e infantil negativa en algunos casos, o una total y soberbia indiferencia en otros.

Una vez que desde la Comisión Interna, los Delegados, apoyados por el Sindicato, agotamos estas instancias de diálogo no tenemos más alternativas que pasar a las acciones directas, a las medidas de fuerza, o abandonar, resignados, la búsqueda de soluciones para nuestros compañeros.

En mis diez años de gestión en dos ocasiones debimos pasar a medidas de acción directa, la primera, fue la toma de Planta de Aglomerado-Revestimiento, (en esa época), en 2006, que se extendió durante siete días, y que fue votada y apoyada por sesenta y tres compañeros de los ochenta obreros que trabajábamos en esa planta, y en donde se consiguió, no sólo revertir el avance de la empresa, para quitarnos el premio de producción, si no que se consiguió que ese premio, que se ajustó al 35% por sobre el valor del salario de convenio, se transformara en una suma fija, separada de la producción o de las calificaciones individuales, que la empresa usaba para castigar económicamente a los trabajadores. Además se consiguió que la empresa se ajustara a la ley, con respecto al pago de licencias anuales, accidentes laborales.

Mirándolo a la distancia, y después de tantos altibajos en los periodos de producción, en donde hubo bajas en las ventas, clausuras, reducción de horas de trabajo, anticipos de vacaciones, puedo decir, con toda seguridad que en muchas ocasiones los trabajadores no hubiéramos cobrado premio de producción, y una vez que la empresa lo retirara dos veces seguidas, hubiera desaparecido, como desaparecieron las ayudas escolares, los presentes de Día del Niño, y las cajas navideñas. Y me siento orgulloso de haber dado esa lucha.

La segunda medida fue en febrero de 2014, cuando Cuyoplacas, unilateralmente, y sin ningún tipo de aviso previo, retiró el transporte a los compañeros de la nueva planta de aglomerado de El Pastal, en esa ocasión, dicha planta estuvo parada por cuatro días, y luego de cuatro días de negociación, y de paralizar las tres plantas de la empresa, por tres horas, el transporte fue restituido, y sigue prestando su servicio hasta la fecha.

He visto como se quejan mis compañeros cuando sus vacacionas anuales no coinciden con las de su familia, he visto como se quejan cuando no les otorgan categoría de convenio, los he visto deshechos psicológicamente cuando sufren la persecución de los jefes, también los veo expectantes cuando los delegados intentamos revertir esas situaciones, y los veo también, debatirse entre la indignación, que los impulsa a reaccionar, y el temor a perder el empleo, empleo que se pierde igual, por el solo hecho de accidentarse, o de caerle mal a un superior. Nadie es indispensable en su trabajo, y menos ante una patronal tan prepotente como la de Cuyoplacas.

En estos años, de esta Comisión Interna, las cosas solo cambiaron, o se lograron mejoras, cuando los trabajadores, en conjunto, decidimos dar un paso al frente, cuando tuvimos el valor de abandonar las quejas, para pasar a la acción, y para asumir las consecuencias.

Quiero aclarar, y me tomo el atrevimiento de hablar por todos y cada uno de los Delegados de la CI, que siempre tenemos presente que nuestra obligación como representantes electos, es estar al lado de los laburantes, de nuestros compañeros, en el día a día, para conocer y tratar de solucionar cada situación de injusticia en lo individual, o en lo colectivo, y también somos conscientes, y estamos preparados, para ponernos al frente de cualquier reclamo que nuestros compañeros decidan expresar en acciones directas, cuando se cansen de ver a los delegados chocar una y otra vez, contra la soberbia y la indiferencia de los Directivos de Cuyoplacas.

Cuando los compañeros lo dispongan, los Delegados bajamos la bandera del diálogo, para levantar, con orgullo, la bandera de la lucha obrera. !!







Temas relacionados

Cuyoplacas   /    Opinión   /    Mendoza   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO