Mundo Obrero

PANDEMIA Y PRECARIZACIÓN

Coto quiso ocultar un caso de Covid-19 en la sucursal de Once para poder seguir abriendo

Trabajadores denuncian que la empresa trató de ocultarles la confirmación del diagnóstico de un empleado del sector verdulería, desinfectó sin control de nadie y quiere abrir el lunes.

Domingo 5 de abril | 19:05

Coto Once: Aviso que subió la empresa ante el cierre por desinfección por un caso positivo de coronavirus.

La Izquierda Diario recibió la denuncia de una persona que trabaja en la sucursal 46 de Coto, del barrio porteño de Once. El viernes se confirmó un caso de coronavirus en un compañero del sector de verdulería que empezó a presentar síntomas entre el miércoles y el jueves de esta semana.

El sábado bien temprano trabajadores y trabajadoras movilizaron hasta la puerta a exigir explicaciones. La gerencia trató de hacerlos trabajar como si nada. Finalmente lograron que el local cierre y desinfecte el sábado, pero abrió el domingo y quiere obligarlos a presentarse este lunes, definiendo por su cuenta quién debe hacer cuarentena y quién no.

La empresa subió un aviso para explicar el cierre del sábado. Dice "mantenimiento": estaban desinfectando la sucursal por primea vez desde que empezó la crisis, ante el diagnóstico de Covid-19 positivo del trabajador.

Reproducimos la denuncia:

“El viernes se confirmó que un empleado del sector verdulería dio positivo al hisopado de COVID19. Le dieron aislamiento preventivo sólo a quienes dicen que tuvieron contacto directo con él, según las cámaras de seguridad. Somos 55 empleados y a solo 30 le dieron cuarentena preventiva. El sábado desinfectaron porque desde temprano mis compañeros estuvieron dando la cara. A quienes aislaron en primera medida NUNCA les dijeron que el test del compañero había dado positivo.

Horas antes de que empezara a circular la noticia de que el caso dio positivo, de central tomaron la decisión de aislar a 8 personas, entre ellas al delegado, a quien le dijeron que le daban cuarentena como prevención por tener contacto con un "supuesto" caso de Covid-19. Dejándonos completamente solos al día siguiente cuando asistimos a la apertura de la sucursal para pedir explicaciones

El sábado nos dirigimos a la sucursal a las 6 de la mañana antes de la apertura del supermercado, para pedir explicaciones al gerente, ya que nadie nos había informado de esta situación. El delegado llegó horas más tarde a la movilización que realizamos nosotros mismos para impedir que la sucursal abriera su puertas y para exigir cuarentena para todos.

Te puede interesar: Coto ante el coronavirus: “Si no te gusta andate”

En ese momento el gerente dice que el caso no había sido confirmado y que debíamos retomar nuestros puestos de trabajo. Lo cual era mentira porque ya todos sabíamos por boca del mismo afectado que esto ya estaba confirmado. Le hicimos escuchar el audio de nuestro compañero, en el que nos decía la noticia. Y ahí empezaron a cambiar el discurso. No conformes con las medidas que ellos habían decidido tomar, dijimos que no íbamos a retomar nuestros puestos de trabajo. Y que pedimos cuarentena para todos los empleados de la sucursal.

Decidieron llamar a un especialista de la salud, obviamente que trabaja para la empresa. Él nos dio una charla en la cual nos explicó que solamente los afectados directamente tenían que tener cuarentena, sin importar que todos estamos compartiendo espacios en común, que tocamos la mercadería que el etiquetó y el trato diario que teníamos con el. Sin hablar de que esta persona estaba en atención al público, atrás de un mostrador atendiendo a todos los clientes que decidieran llevar algún producto de verdulería.

Podés leer: Coto y la crisis: “En 2001 la patronal quería que le pegáramos a la gente que pedía comida”

Con esta movilización logramos que el supermercado cerrara sus puertas el día sábado y se realizara una limpieza profunda. Ahí fue cuando subieron ese aviso, para mentirles a los clientes y decirles que estaban con tareas de mantenimiento. También conseguimos que le dieran cuarentena a un total de 20 empleados, entre ellos sus compañeros de puesto de trabajo, los cuales no habían sido considerados para aislar desde un principio por central, siendo que comparten los mismos elementos y puesto de trabajo que el afectado.

La empresa accedió a aislar a esas 20 personas, según lo que ellos determinaron como contacto directo, dejando completamente expuestos al resto. Nos mandaron a nuestras casas, diciendo que iban a desinfectar para volver el lunes a abrir las puestas de Coto como si nada. Con nuestros jefes llamando por teléfono, presionando para que mañana nos presentemos a trabajar.

Nosotros pedimos que nos den cuarentena a los 55 empleados de la sucursal. Todos estuvimos expuestos .y no nos parece correcto que ellos decidan quién tiene y quién no la cuarentena. Y que informen. Porque el empleado que tiene Covid-19 trabaja en atención al público y los clientes también tendrían que estar enterados de lo que pasó. Cuando se preguntó por los clientes directos que el había atendido , respondieron que no podían saber eso. Clientes que no están siendo avisados de esta situación.

El sindicato arregló cuarentena para todxs lxs empleados pero recursos humanos, gerencia y jefes de sectores nos están amenazando respecto al aislamiento preventivo. Quieren obligarnos a asistir siendo que todos estuvimos expuestos al virus, el comedor no es grande, los espacios comunes tampoco".







Temas relacionados

Cuarentena   /    Pandemia   /    Coronavirus   /    Once   /    Supermercados   /    Coto   /    Precarización laboral   /    Ciudad de Buenos Aires   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO