Sociedad

PANDEMIA EN HOSPITALES

Cierran la unidad coronaria y aíslan a 70 trabajadores en el Hospital Rivadavia

Ya son más de 70 las personas en cuarentena, pero siguen sin hacer test a todos. El SAME tuvo que realizar traslados de pacientes a otras instituciones. Las autoridades cerraron la Unidad Coronaria.

Lunes 25 de mayo | 20:07

Ante la falta de condiciones para asistir de manera adecuada a quienes llegaban a diario buscando atención médica, las autoridades del Rivadavia tomaron la decisión de trasladar a los pacientes que se encontraban en terapia intensiva por causas que no tuvieran que ver con el coronavirus, a la UCO (Unidad Coronaria). Pero los testeos se siguen realizando sólo cuando las personas llegan enfermas al hospital, y no para control epidemiológico preventivo.

A la falta de testeo y medidas preventivas de aislamiento en este tipo de salas y unidades de atención especializadas, se sumó que dieron la orden de mezclar pacientes internados por enfermedades crónicas, con los que se encuentran en estado de vulnerabilidad social, algunos de ellos cursando infección de COVID-19 de forma asintomática. Esto llevó a que 70 trabajadores y trabajadoras sean aislados, y a que pacientes que ya estaban internados dieran positivo y fueran trasladados, además del cierre de un servicio esencial como Unidad Coronaria.

En la última semana además se vio un salto cuantitativo y cualitativo en la crisis social y vemos a diario la llegada de familias enteras no sólo al Rivadavia, sino al resto de los hospitales porteños, como el Durand, Ramos Mejía, Argerich, entre otros.

En el hospital la U.F.U (Unidades Febriles de Urgencia) está armada con carpas. Allí es donde se realiza la recepción de enfermos COVID. De 50 hisopados, 45 fueron COVID-19 positivos, no tenemos datos desde cuándo se contabiliza. En “estas unidades”, las enfermeras no dan abasto y muchas veces se encuentran atendiendo solas, cuando el magro protocolo ministerial dice que debería haber dos por lo menos. Cínicamente están tratando la ley Silvio en referencia al primer enfermero muerto en Argentina, pero restringen el uso de elementos de protección personal todos los días. Discriminan entre trabajadores de planta y tercerizados a la hora de repartirlos, y vemos a enfermeras trabajar solas en la famosa primera línea por falta de personal. Hace dos días en el hospital Garrahan las enfermeras tuvieron que hacer un paro para ponerle límites a la política negligente de abordaje en tratamiento de “casos sospechosos”.

Esta situación desbordó las salas destinadas para la atención de pacientes de COVID-19 y puso en jaque la improvisación de los ministerios de salud tanto de la CABA, como a nivel Nacional. Se la pasaron girando plata para los empresarios de la salud en lugar de invertir en test, EPP, más personal y aumento salarial para que el 85 % de los trabajadores de la salud pueda vivir de un solo empleo. Al revés de esto la mayoría de los trabajadores de la salud tienen pluriempleo, están tercerizados, precarizados como los médicos residentes y concurrentes que ni un sueldo tienen.

Te puede interesar: Trabajadores de limpieza del Hospital Rivadavia trabajan sin protección y les recortan los sueldos

En los protocolos diseñados por el ministerio de salud podemos observar cómo se hacen más hincapié en las responsabilidades del agente que sobre las instituciones que administran y restringen los materiales descartables. Son consecuentes con las declaraciones del ministro de salud Ginés González García quien en plena pandemia se lanza a culpar al personal de la salud de infectarse.

Esta orientación política nacional tiene consecuencias. En este momento se encuentran clausuradas por contaminación la Unidad Coronaria, pero también lo estuvieron a punto de cerrar por la misma situación Urología, Nutrición, traumatología. Además, alrededor de 70 personas en aislamiento. Algunos hospitalizados y otros en cuarentena, esperando tener síntomas para ser hisopados.
Alberto Fernández, Larreta y Kicillof, se la pasan diciendo por TV que ya están los test´s, pero a los hospitales no llegaron. Los gremios como Sutecba y ATE, se limitan a realizar presentaciones formales, cual estudio de abogados y no como un gremio para defender y representar los derechos de los trabajadores. Esa desidia, nos llevó a constituir la Comisión de Seguridad e Higiene, para reafirmar todos los días, la exigencia de los EPP y cuidarnos entre nosotros, ante la inminente llegada de la comunidad afectada al hospital.

Nos dicen esénciales y nos tratan como descartables

Nos llaman esenciales, pero nos pagan miseria. De esa forma reducen los costos de pandemia porque para ellos la salud pública es un costo, así como resolver el hacinamiento de las personas que cuidamos/curamos que se van de alta a vivir hacinados otra vez en las villas.

Las salas de clínica médica triplicaron el aumento de pacientes con casos COVID-19, que cursan internación leve en el hospital, porque el gobierno se niega a abrir los hoteles para realizar el seguimiento y aislamiento de estos pacientes. Por la falta de personal de salud, no llegamos a cubrir las necesidades de atención diariamente en el hospital.

Frente a esta situación grave que estamos atravesando los trabajadores de salud, y nuestros pacientes, los sindicatos no pueden seguir de cuarentena. Porque se pierden vidas. La CTA y la CGT tienen que tomar medidas urgentes.

Esta situación sólo se va a revertir afectando los grandes intereses. Es necesario que se discuta en el Congreso el Impuesto a las Grandes Fortunas, para de esa manera financiar el sistema de salud que hoy se encuentra colapsado. Además, debe unificarse el sistema de salud público y privado, y se deben realizar test de manera urgente a todo el personal de salud. Sólo de esa manera se podrán destinar los recursos de manera eficiente para que todas las personas, incluyendo el personal de salud, puedan tener la asistencia médica necesaria”.







Temas relacionados

Nueva normalidad   /    Pandemia   /    Coronavirus   /    Hospital Rivadavia   /    Crisis de la salud pública   /    Ciudad de Buenos Aires   /    Salud   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO