Economía

RELACIONES PELIGROSAS

Agarrate el bolsillo: la directora del FMI dice que quiere “ayudar a la Argentina”

En el inicio de las negociaciones con el FMI, Kristalina Georgieva, sostuvo que están haciendo todo lo posible “para ayudar a la Argentina”. Si esta “ayuda” viene de la mano de las viejas recetas del Fondo, es momento de preocuparse.

Viernes 17 de enero | 23:55

Esta semana con la asunción de Sergio Chodos como director Ejecutivo del Cono Sur ante el FMI, comenzaron las negociaciones con el organismo. Argentina intentará conseguir una extensión en los plazos de los vencimientos sin quita alguna, es decir, reconociendo la totalidad de la deuda odiosa.

Podés leer: Comienzan las negociaciones con el FMI por la deuda odiosa

Kristalina Georgieva, directora del FMI, participó este viernes de un encuentro en el Peterson Institute for International Economics, y allí se refirió a la relación con el nuevo Gobierno y las negociaciones en curso: “Hemos tenido una interacción constructiva hasta ahora con el nuevo gobierno de la Argentina. Yo hablé con el Presidente, con el ministro de Finanzas y el staff está trabajando con la Argentina en contacto cercano. Estamos haciendo lo que pueda ser de ayuda para la Argentina", sostuvo.

Y agregó: "Vemos muy de cerca la necesidad de la recuperación económica y de atender el incremento de la pobreza que afectó negativamente a muchos argentinos”, afirmó la directora gerente del FMI.

Lo cierto es que además de los niveles de alto endeudamiento, el país atraviesa una profunda crisis económica que se expresa en el empeoramiento de indicadores sociales como pobreza, desempleo y desigualdad social en aumento. Mientras la inflación que constantemente pulveriza el poder de compra de los ingresos de trabajadores y jubilados, alcanzó en 2019 un 53,8 %, un récord en tres décadas.

Podés leer: A un mes de asumir Alberto Fernández: ¿qué medidas económicas festeja el FMI?

Pero ni lento ni perezoso, en su primer mes de gestión Albert Fernández se apuró en aprobar medidas económicas como la ley de emergencia -que suspende la movilidad jubilatoria y aplica nuevos impuestos. Es decir, manteniendo la austeridad fiscal, la medida busca aumentar los recursos para mostrar una gran voluntad de pago de la deuda.

Te puede interesar: Albertnomics: ¿quiénes pagan (y quiénes no) los costos de la “emergencia”?

Negociando con los buitres

El ministro de Economía, viajará a Washington a fin de mes invitado por el Council of the Americas. Guzmán participará de un almuerzo con bonistas el 28 de enero, en el mismo tendrá que convencer a empresarios e inversores del plan económico de la Argentina y de la renegociación de la deuda.

Siguiendo la agenda de las negociaciones, se espera que la misión del FMI llegue al país a fin de enero. Además de Luis Cubeddu, el nuevo jefe de la misión del FMI para la Argentina, también se espera a Julie Kozak, funcionaria del organismo que ha sido parte de otras misiones en Lituania, Islandia y Polonia. A principio de febrero, la titular del FMI se encontrará con Guzmán en el Vaticano.

Alberto Fernández sostuvo en una entrevista que intentará llegar a un acuerdo con el FM para fin de marzo, pero ese objetivo es muy difícil de cumplir. Para los analistas dependerá de la voluntad y flexibilidad del Fondo en la negociación.

Una analista de Torino Economics opinaba sobre este contexto: “Creemos que los mercados financieros internacionales tenderán a esperar un proceso de negociación entre el Gobierno argentino y sus acreedores, marcado por una extensión de las fechas de vencimiento de la deuda y una reducción de las tasas de interés, con alivio de la deuda.”

A pesar del guiño del FMI a las autoridades argentinas, esta semana los mercados tuvieron operaciones variadas, comenzaron con caídas en los bonos de la Provincia de Buenos Aires que el lunes se hundieron más de 7 %. Kicillof tuvo que anunciar que buscará extender los pagos del bono BP21 que vencen este 26 de enero. La Provincia de Chubut confirmó este viernes que seguirá el mismo camino al no contar con fondos para hacer frente al vencimiento de sus títulos.

La situación de estas provincias sin fondos y con alto endeudamiento muestra en una escala menor, que la deuda contraída con los especuladores es impagable. Si el FMI dice que está dispuesto a “ayudar” no caben dudas que será a costa de un ajuste mayor y nuevas exigencias, como lo hizo en Grecia o en Ecuador. La única salida viable para que los trabajadores recuperen lo perdido en los últimos 4 años, para que los jubilados no paguen el costo de esta crisis, es no pagar la deuda odiosa y terminar con el chantaje de los “mercados”. Invirtiendo realmente las prioridades y que los recursos se pongan en función de las urgentes necesidad de los más vulnerables.

Te puede interesar: Memorial del engaño: ¿por qué pagar una deuda odiosa?







Temas relacionados

Reperfilando   /    Kristalina Georgieva   /    Alberto Fernández   /    Deuda   /    Ajuste   /    FMI   /    Economía Nacional   /    Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO